Por medio de unos cristales de diamante se pule la superficie de la piel para renovarla, eliminando celulas muertas, pigmentación superficial y suavizando líneas finas. Al hacer esta exfoliación mecánica la piel se torna más clara, lisa y luminosa.

 

RESULTADOS